lunes, 23 de junio de 2008

No me gustan los lunes

Así se titulaba aquella canción del conjunto inglés Boomtown Rats, que relataba una historia real de una joven de 16 años que disparó con una pistola desde su ventana, matando a dos adultos e hiriendo a ocho niños que jugaban en el patio de un colegio enfrente de su casa. Cuando la policía le preguntó por qué lo había hecho, la joven respondió: "No me gustan los lunes". Desproporcionado ¿no?

Ayer no era lunes, pero ocurrió esto

¿Qué puede llevar a una mujer a golpear con su coche por tres veces a un ciclista y, tras pasar su coche por encima de la bicicleta para destrozarla, aún querer salir a golpearle cuando está en el suelo?

La razón que argumentó la conductora era que le molestaba la lentitud del ciclista.

Hay gestos en nuestra vida diaria de una desproporción bárbara. Y muchos de ellos se dan cuando la gente está al mando de un volante. Estos comportamientos tan irracionales les ocurren a personas que fuera de sus coches son perfectamente normales, pero tanto la publicidad, como este sistema que alimenta poderosamente las prisas, llevan a esta gente cuando está conduciendo un vehículo motorizado a comportarse de este modo tan perjudicial para ellos y para los que se cruzan en su camino.

El ciclista de esta noticia iba circulando en una actitud de protección hacia su hijo, que pedaleaba en la parte interior de una carretera de un solo carril, circulando ambos en paralelo, que además de estar permitido es más seguro para los ciclistas, especialmente si hay un niño de 11 años de por medio. Pero la automovilista no podía permitir que le ralentizaran el paso ni un sólo momento. Prisa en realidad no tendría, porque si no, no se hubiera entretenido en bajar a golpear al ciclista, cuyo delito era ir a un ritmo humano, ni a los demás ciclistas que acudieron a socorrer a padre e hijo, ni a la policía que la tuvo que reducir hasta el punto de casi ponerle las esposas.

¿Tienes prisa? Pues pedalea, respira profundo, y se te pasará esa enfermedad de nuestros tiempos.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Realmente penoso. Conozco un caso similar, aunque no tan extremo, donde para colmo la "persona" que conducía el coche (curiosamente, también una mujer) ha tenido la desfachatez de denunciar al ciclista por haberle golpeado con la bici. Y otro (nuevamente, conductora mujer), en el que otra susodicha atropella a una niña en un paso de peatones con semáforo que la niña cruzaba en verde y, al cabo de los meses, la compañía de seguros reclama a los padres de la niña el arreglo del retrovisor que ésta (supuestamente) había roto con la mochila. La gente no tiene vergüenza ni límites. Lo que sí tiene, es demasiada prisa.

telericatarta dijo...

La prisa mata, todo el mundo lo sabe, y la mala leche amarga. Una vez me esperó un viejo (ni señor mayor ni eufemismos, un viejo malencarado) en un paso de cebra, paré para que cruzara, y en realidad sólo quería esperarme para insultarme por ir en bici, gritarme ridícula, que molestaba a los coches... casi me hace llorar. Cuando se me pasó el disgusto mañanero hasta me reí del pobre viejo amargado.

eulez dijo...

Tremendo, la gente está muy mal... Y en España hay mucha caspa, mucha gomina y mucho carca.

Néstor Nélida dijo...

pues flipa porque ademas la tipeja en cuestion se ha escapado del sanatorio al que la llevo la poli. Menudo enjendro.

Anónimo dijo...

Hola.
Ayer pude ver las imágenes de la agresión en el telediario de Antena 3: mujer de gran corpulencia, cabeza rapada, gritos tipo hardcore, golpes contra todo lo que le rodeaba (incluido su propio coche), etc. También se ve la dificultad que tienen los 2 policías para reducirla. Por lo que se puede ver parece tratarse de una persona con algún tipo de problema psiquiátrico. De hecho, según la noticia la guardia civil la llevó directamente a la unidad psiquiátrica de no sé qué hospital.

Esto explicaría la agresión, que se podría haber producido con cualquiera que se cruzase ese día con esta señora. El hecho de que el agredido fuese en bici a lo mejor es circunstancial.

Lo que no me explico es cómo a una persona así se le permite conducir. Seguramente no será el primer incidente que provoca.

Saludos

Lluis dijo...

Hoola juanele:
aqui te pongo el enlace donde sale el vídeo....que quizás no hayas visto:

poquetacosa dijo...

9 de la mañana de un domingo de invierno en una carretera secundaria del interior de la provincia de Valencia. Hace un frío del copón y yo pedaleo tranquilo en dirección a casa disfrutando de los primeros rayos de sol y del perfume del día recien estrenado. De pronto escucho como me increpan desde la viña que hay junto a la carretera: ¡¡Aquí, aquí deberías estar, currando, en vez de tanta bicicletita y tanta mierda!! El que me increpaba era un cenutrio que estaba podando la viña; aparcado cerca un SUV de lujo por lo que deduje que el cenutrio en cuestión no era un simple agricultor sino un profesional (bien pagado si nos guiamos por la categoría de su coche) que tiene algunas cepas y las cuida los fines de semana. Yo seguí mi camino haciéndome cruces sobre lo mal que está la gente. Por cierto: a esa hora yo volvía a casa desde el curro y habíamos tenido una noche torera. Siempre voy a trabajar en bici y es, con diferencia el mejor momento del día.