viernes, 30 de marzo de 2012

Pasión, reflexión, entusiasmo y energía: PBP 2011


El pasado mes de agosto de 2011 finalicé en Francia mi segunda participación en la París-Brest-París (PBP), una conocida ciclomaratón de 1.230 kilómetros a realizar en menos de 90 horas.

Para quien esté acostumbrado a leerme en este blog noticias sobre ciclismo urbano le podría sorprender verme metido en estas cosas, pero es que además del ciclismo urbano me gusta el cicloturismo de viajes y el ciclismo deportivo (yo lo llamo ciclodeportismo). Este último, en su faceta de larga distancia, como la susodicha París-Brest-París, me faculta, en más de una ocasión, para realizar desplazamientos largos cotidianos, impensables si no se hacen en coche o transporte público, lo que le da a la bicicleta una nueva dimensión como herramienta (lenta pero constante) de trayectos largos.
La PBP es una prueba un tanto peculiar. Participan cerca de 6000 ciclistas de todo el mundo que van saliendo escalonadamente durante varias horas. Todos circulamos entre el tráfico, como un vehículo más, respetando las normas. No hay carreteras cortadas, ni avituallamiento. Tú te tienes que buscar la vida para alimentarte y, además, exceptuando en los controles, no te puede apoyar nadie. Es la prueba pionera de larga distancia, se viene celebrando desde el año 1891, siendo más antigua incluso que el Tour de Francia.

La crónica de la prueba me la han publicado en amigosdelciclismo.com. Pero desde ya aviso que es larga. No podía ser menos, al tratarse de una ruta tan extensa. Si te gusta la bicicleta en general, es posible que te resulte de interés leerla. Si no, te recomiendo que lo leas como un simple relato de aventuras, donde, a medida que se avanza en la trama, comienzan a pasar cosas, como en todo relato.

Me ha costado ponerme a escribir esta crónica (la ruta se celebró hace más de seis meses) porque no es fácil hablar de lo que se padece y disfruta. Las dos cosas por separado si son fáciles de contar, pero ambas juntas se contradicen continuamente entrando en conflicto, no dejando fluir a la escritura para contar lo que ocurre. Pero aquí está. Más vale tarde que nunca.

6 comentarios:

Reyes García, Sebastian dijo...

Vaya máquina!

Miguel dijo...

Enhorabuena.

Juan Merallo dijo...

Gracias Miguel y Sebastián por leerlo.

Fernando de la Cueva dijo...

¡Y yo que estaba todo orgulloso de mis 180 Km en tres etapas de la Vía verde del Ferrocarril Ojos Negros con mi hijo ...! LO VUESTRO ES DE OTRA GALAXIA. Ya que la hazaña es en Francia, CHAPEAU!!!!

Juan Merallo dijo...

Fernando, lo tuyo tiene también un mérito enorme. No se puede comparar, cada cosa es en cada momento. Yo me siento más orgulloso de algunas de mis rutas cicloturistas que de esta PBP. Enhorabuena por tu hazaña y gracias por leer mi crónica.

FBC dijo...

Bravo.
Abrazo desde Lisboa,
Francisco