jueves, 9 de diciembre de 2010

Un regalo envenenado


Me entristeció escuchar en el tren el otro día a un señor decirle a otro que estaba muy preocupado por su hijo, porque recién había empezado la universidad e iba en bicicleta y tenía miedo que le ocurriera algo. Que en cuanto cumpliera los 18 años le iba a pagar la autoescuela y a comprar un coche para que pudiera ir "más seguro".

Esta creencia de que en un coche van a ir más seguros que en una bicicleta está muy extendida, pero es una percepción falsa. Ese padre lo que no sabe es que va a aumentar en gran medida la posibilidad de que su hijo tenga un accidente, pues el porcentaje de jóvenes que acaban trágicamente en la calzada mientras conducen automóviles y motos es enorme. A veces por culpa propia y otras por culpa ajena. Pero es que una mayor velocidad, como la que llevan esos vehículos motorizados implica una menor capacidad de reacción, tanto para accidentarse uno, como también para evitar a alguien a quien puedas atropellar.

Asimismo estará iniciando a este joven en una autodependencia del vehículo motorizado, no queriendo a partir de entonces ir a lugar alguno (estudio, trabajo u ocio) si no es a motor.

Además estará condenando a su hijo a una más que probable vida sedentaria. Muchos jóvenes tienen como único ejercicio el que hacen para desplazarse a sus lugares de estudio, trabajo u ocio. Con el coche o la moto se acabó el ejercicio y entrará en una dinámica de carencia física peligrosísima, sobre todo desde el punto de vista cardiovascular.

Si a eso le sumamos que cada vez más jóvenes como él comenzarán a usar también vehículos motorizados privados para llegar a los lugares de estudio, resultará que cada vez será más peligroso acercarse al entorno estudiantil, aumentando el riesgo del desplazamiento. Es lo mismo que ocurre con los entornos escolares. Sólo tres de cada diez centros escolares en España tienen un entorno seguro para acceder a ellos. La solución que se toma: más niños en coches llevados por sus padres, en una escalada sinsentido que lleva a que al final haya que evitar que los niños vayan andando o en bicicleta porque “es peligroso”.

Volviendo a lo que nos traía. Este padre que le ha comprado un vehículo a motor a su hijo habrá cometido el error de su vida. Luego no debería excusarse en que el destino, o alguna divinidad, lo han querido así.

Piénsenlo, por favor. Animen a su hijo a llevar una vida saludable, a ser responsable con sus actos, a ser lo más autosuficiente posible, a no vivir sumido en la velocidad y las prisas.

Desplazarnos en bicicleta para ir a estudiar, al trabajo o al ocio evita la mayor parte de esos problemas. Supone un ejercicio físico al mismo tiempo que te desplazas. Por lo tanto, en el caso poco probable de que tardes más en bicicleta, en realidad tardas menos, porque al mismo tiempo has hecho ejercicio, una actividad diaria necesaria para mantenerse en unos estándares de vida saludable. Si a eso le sumamos que para desplazamientos urbanos además las bicicletas suelen llegar antes, entonces ¿a que estamos esperando para animar a nuestros familiares y a nosotros mismos a utilizar la bicicleta para desplazamientos cotidianos de distancias cortas y medias y dejar aparcados esos vehículos que nos envenenan a todos?

10 comentarios:

Fernando dijo...

Este padre es herencia de la mentalidad de posguerra según la cual uno no puede ir en bicicleta si quiere ser alguien. Según esta misma mentalidad desaparecieron los tranvías, etc. Desde entonces las calles están llenas de neo-burgueses (con bajada de sueldo, eso sí)

Anónimo dijo...

Hola Juan

Como es habitual tus entradas reflejan una realidad muy triste. Holanda, un país con uno de los niveles de vida más elevados de Europa (en todos los sentidos, nivel cultural, desarrollo económico, tasas de paro relativamente bajas, etc. etc.)y con una clase media y media-alta importante (que también usa la bici) no se plantea el uso del coche como desplazamiento urbano, la razón principal es sencilla rapidez. En España la mentalidad de nuevo rico ha hecho un gran daño a nuestro desarrollo como país moderno, y lo triste es que las nuevas generaciones continuan con esa mentalidad. En mi trabajo (Universidad) veo que cada vez más estudiantes utilizan el coche para ir a clase y la bici es algo "exótico". De todas maneras hay esperanza, ya que hay mucha gente que se plantea la bici (=15kg) como un alternativa al desplazamiento de 1100 kg(=coche) para mover 80kg (=humano), y desde aquí mi apoyo.

Un saludo

Álvaro

http://ecotoxicologiayecologia.blogspot.com/
http://fotosnaturalezaymas.blogspot.com/

Edu Gomez dijo...

Los primeros que no quieren sudar y hacer ejercicio son los políticos o encargados de diseñar las obras en este país,y el ejemplo esta en que se complican la vida intentando reformar zonas donde no hay espacio para hacer carril bici, pero en las infraestructuras de nueva construcción no cuentan con el carril bici,aunque parezca increíble es así.

En mi ciudad hace dos años empezaron a hacer carriles bici en lugares donde no son prioritarios,mal echos con continuos cambios de carril y sin ninguna continuidad, algún día colgare las fotos en mi blog,por que es algo increíble lo mal que están echos,pero lo mejor de todo que llevan tres años haciendo el tren subterráneo por el centro de la ciudad y ahora veo que no estan haciendo carril bici en pleno centro de la ciudad, cuando lo están haciendo todo nuevo aceras asfalto arboles etc.alucinante!!!
¡Animo con tu blog que es muy interesante!, aunque sea la penosa realidad.
Saludos

Dialogotomía dijo...

Hola, Juan.
Yo uso la bicicleta a diario para realizar todo tipo de actividades, tanto en Alcorcón (donde vivo) como en Madrid. Con dos alforjas en la parte trasera, voy bien servido.
Me hace sentir libre, más cercano a todo lo que me rodea y de mejor humor.
Tengo 39 años pero la uso desde los 5.
No creo que aquí lleguemos a los niveles de los países nórdicos, pero algo bueno está pasando cuando existen blogs como este y ya se empieza a hablar de forma frecuente de la necesidad de utilizar la bicicleta en las ciudades en vez de los vehículos motorizados.

Saludos.

Pablo dijo...

"La moto es más rápida, pero la bici llega antes" la utilización de la bicicleta para desplazamientos urbanos es un placer. Lo triste del relato es que el hijo se mueve en bicicleta y el padre quiere que use un auto. Con días de lluvia es más cómodo y por lo menos no te mojas pero para el resto de días, lo mejor es la bici. Una vez entré en una librería que tenían mesas afuera para tomar un café y ojear algunos libros y estaba en un edificio nuevo con varios locales, oficinas y departamentos; yo con mi bici buscando un poste de alumbrado para atarla, lo que me llevó a decirle al de la librería "Al arquitecto que diseñó el edificio TAN MODERNO Y GLAMOROSO no se le ocurrió algo para atar las bicicletas, no es una construcción amigable con las bicis, que lástima"
Parece que los arquitectos y los que diseñan caminos ya no recuerdan lo bien que la pasaban de chicos dandole a los pedales. Éso sí se la pasan pensando dónde corno hacer un estacionamiento más grande.

Juan Merallo dijo...

Gracias a todos por los comentarios. En definitiva estamos todos de acuerdo que hay que conseguir cambiar el estatus de la bicicleta, que tiene que ser considerada como un vehículo de gente responsabilizada con su entorno y con las personas que le rodean.

Pero como alguien ha dicho, hay esperanza, las cosas no están como estaban hace unos años. La valoración general de la bicicleta ha mejorado sensiblemente, su uso ha subido muchísimo y aún le queda inflar aún más el número de usuarios habituales.

Lo mejor que podemos hacer es seguir predicando con el ejemplo, sintiéndonos alegres y dichosos de poder disfrutar de este magnífico medio de locomoción.

tarta dijo...

No se cómo estarán las cosas en otras ciudades, pero lo de Madrid es de pena. Hago el mismo trayecto desde hace cuatro años y apenas me cruzo con otra bici, en verano alguna más, pero poca cosa. Los conductores se ponen nerviositos cuando tienen que compartir calzada con una bici, con el consiguiente riesgo para el ciclista. Lo mejor es conducir como si fuera invisible, así me protejo yo, poniendo toda la precaución por mi parte, sin contar con ellos por si acaso.

guss dijo...

Que buen ejemplo este que nos cuentas.
Es algo habitual, nada extraño en la mentalidad del juan español padre.
Espero que el hijo sea algo alternativo, o sostenible, y siga disfrutando de su paseo en Bici, hasta la "Facu".
....y diga a su padre, << no gracias, No nos hace falta coche. Es más podías vender el tuyo. Además prefiero hacer ejercicio, y tardo menos en Bici. Algunos de mis compañeros también estan empezando a ir en Bici >>.
Ojala que Madrid se acerque pronto a la utopía, o reliadad de "Mejor en Bici".

Juan Merallo dijo...

Yo también lo pensé guss, al hijo contestándole al padre algo que le dejara seco. Ese día, en el que no se vea como algo tan común lo de cambiarse al coche, llegará, claro que sí.

Tarta, Madrid está mal, pero no es imposible circular por esta ciudad, de hecho muchos lo hacemos. Si que es verdad que podría ser mejor, en eso te doy toda la razón, y en eso estamos. También es verdad que los que llevamos muchos años pedaleando por Madrid sí que hemos notado una mayor presencia de ciclistas, todavía poca, pero aumentando.

tarta dijo...

La verdad es que la masa crítica da muy buen rollo, cada día más concurrida. Yo es que soy muy puñetera, cuando un coche se me pone nerviosito porque no puede pasar o algo, le digo por lo bajini: tienes prisa ¿eh? pues cómprate una bici majo. ¡Y tan pichi!
Este blog es estupendo, muchas gracias.