sábado, 14 de noviembre de 2009

Sedentarismo infantil y desplazamiento escolar

El Programa Thao Salud Infantil, llevado a cabo por varias universidades, acaba de sacar un estudio sobre obesidad infantil en el que aparecen datos muy preocupantes. Se demuestra que la obesidad en la población infantil está aumentando en España a pasos agigantados. No es el primer estudio que nos habla en estos términos pero, a raiz de cómo empeoran las cosas pese a tantos estudios, no parece que se esté haciendo mucho para resolver el asunto. Es decir, una vez más el conocimiento no consigue que las cosas cambien si no va acompañada de la acción.
Los indicadores cada vez apuntan más a que, sin dejar de lado la importancia de la dieta, es el sendentarismo el factor que más influye en el sobrepeso infantil.
La falta de ejercicio implica para los menores problemas sociales por sobrepeso, pero también problemas físicos como la diabetes, pues ha quedado demostrado en diversos estudios que está enfermedad está ligada a la obesidad y al sedentarismo infantil.

Mi pequeño grano de arena
Hace unos días envié una carta al director a un buen número de medios impresos, que parece haber llamado la atención, dado que ha sido publicado en varios medios, como El País, 20 minutos, ADN y otros de ámbito regional de la zona donde vivo. En esta carta pretendía hacer hincapié en la importancia del ejercicio al realizar las acciones cotidianas.
El estudio Thao Salud Infantil hablaba del ejercicio, pero no hace, desde mi punto de vista, suficiente énfasis en el ejercicio durante las acciones cotidianas, ni en el de la necesaria independencia en el desplazamiento de los menores al ir al colegio. Este ejercicio realizado al mismo tiempo que los menores van al colegio sirve, además, para acabar de espabilarse por las mañanas en el desplazamiento mañanero y como válvula de escape para aliviar las tensiones al salir de clase, de vuelta a casa.
Buena parte de los niños de hoy en día no tienen tiempo para jugar, porque están demasiado ocupados con actividades extraescolares, y aunque algunas de éstas sean también físicas, sin embargo quitan tiempo a los niños de precisamente eso:
ser niños. Es decir, de jugar, de comunicarse, de interrelacionarse, de sentir emociones necesarias que todos hemos sentido de pequeños.
Haciendo ejercicio a la hora de desplazarse al colegio, en vez de ir sentados en el coche, podría ser parte de la solución. A veces no es fácil, en muchos casos porque las ciudades no están pensadas para los niños, sino para los mayores, y sobre todo para los desplazamientos motorizados particulares de estos mayores. Es por eso que hay que repensar las ciudades, hacerlas más adecuadas para los menores, que es como decir más adecuadas para todos.

Tímidas pero existentes iniciativas
En España se hace poco, pero algo se hace. Tanto desde el ámbito ciudadano, como algunas ,aún pequeñas, acciones desde algunas administraciones.
Quiero recordar la campaña Con bici al cole, que fue un referente de la cual aún se siguen utilizando sus materiales desde muchos puntos de España. O la más reciente de Con bici al instituto.
En Madrid hay iniciativas ciudadanas como las de los colegios Ignacio Zuloaga, Gredos y Rufino Blanco, que llevan tiempo concienciando tanto a los escolares como a sus padres para que hagan un desplazamiento más sostenible al centro escolar. Y ahí continúan, inasequibles al desaliento.
Aunque no muy conocida, también hay una iniciativa institucional en Madrid, se trata del proyecto "Madrid a pie, camino seguro al cole" en 22 centros escolares de Madrid, llevada a cabo por varias concejalías del Ayuntamiento de Madrid. Hasta ahora la cosa suena bien, pero habrá que ver cuando llegue el momento de la ejecución, si las áreas responsables son lo suficientemente valientes como para quitar espacio a los que llevan copando el espacio público de todos, para dárselo a los menores y sus desplazamientos. Ojalá que sí.

Cada vez se habla más de ello
Este tema de los caminos escolares está siendo cada vez más recurrente. Hace poco salió un interesante artículo en la revista Tráfico y Seguridad Vial, de la Dirección General de Tráfico, bajo el título de Los niños quieren recuperar la calle. Es importante por venir de donde viene y por el rigor con el que está hecho. La revista de la DGT empieza a hablar menos de tráfico y de coches (hay que hablar, pero no tanto), y cada vez empieza a hablar más de movilidad. Sólo falta que en la sección banco de pruebas de la revista, en el que muestran los nuevos modelos de coches, empiecen a meter también alguna bicicleta, que las hay realmente chulas. Son también transporte.

Exceso de proteccionismo
Por último, si bien ya he dicho que en algunos casos los menores lo tienen francamente difícil, en muchos otros no es menos cierto que tenemos a los chavales en una burbuja, en un proteccionismo desde mi punto de vista excesivo, que resulta en una educación errónea hacia la individualidad, el culto a la velocidad y el sedentarismo.
Conviene de vez en cuando leerse a Francesco Tonucci y sus libros y artículos sobre La ciudad de los niños, donde se hace hincapié en este asunto de la autonomía, pero también en la importancia de contar con la opinión de los niños al planificar las ciudades, en la necesidad de democratizar el espacio ciudadano (una ciudad buena para los niños es una ciudad buena para todos), entre tantas otras cosas.

Sustrans
No quiero dejar de mencionar a la madre de todos los caminos de escolares, el Safe Routes to Schools de Sustrans.

Si entre todos conseguimos que haya menos niños con sobrepeso, conseguiremos que acabe habiendo más adultos sanos, alegres y responsables.

10 comentarios:

Gerardo Pedros dijo...

Ojalá el libro de Francisco Tonucci se convirtiera en ordenanza municipal.

eulez dijo...

Curiosamente, en los telenoticias se echa la culpa a la comida. No digo que no tenga parte de culpa la mala alimentación, pero es que a todo niño que se precie le gustan los bollos, los chocolates y los chuches.

El problema, como se dice aquí muy bien dicho, es el sedentarismo. Y esa manía de ir en coche y de estar en casa todo el día. Esos padres sobreprotectores y controladores son los que están haciendo daño.

pedroper dijo...

Enhorabuena por el artículo, Juan. Si me lo permites, me gustaría darle difusión en el blog de la Asociación Peatonal Cordobesa A Pata. Aquí en Córdoba también se están haciendo algunas experiencia bajo el nombre de Andando al Cole, más que nada de trabajo a través de talleres de concienciación con los propios niños y de pedibús en la semana de la movilidad y el día del medio ambiente.

Juan Merallo dijo...

Pedroper, puedes darle toda la difusión que quieras, por supuesto. Ánimo con lo vuestro.
Juan

Chuparuedis dijo...

A mi me sigue dejando flipado cuando veo a los críos y crías bajarse de los coches a las puertas de los colegios y ver la coordinación tan mala que tienen andando, por no hablar de a quienes se les empieza a ver pequeñas deformidades en el tren inferior debido a la falta de la actividad propia de la infancia, imprescindible para la correcta formación del cuerpo. ¿Que se puede esperar de padres sedentarios?.

Nosotros de críos eramos unos zampabollos pero la obesidad era un minoría, el resto no parábamos quietos, difícilmente íbamos al cole andando porque lo propio era ir jugando, corriendo, saltando y haciendo el cafre todo lo que era posible. Luego unos cuantos practicábamos diferentes deportes, pero esto no era lo importante si no los juegos que implicaban una actividad física.

miguelgm66 dijo...

Es importante recalcar esta referencia que haces a la falta de ejercicio en los quehaceres cotidianos, ya que tiende a asociarse ejercicio físico con tiempo libre, lo cual es un mito que debe derribarse progresivamente.

En un estudio reciente que leí también se resaltaba el sedentarismo de los niños por el exceso de videojuegos, televisión y ordenadores, frente a los antiguos juegos en la calle, y por el excesivo consumo de grasas que luego no son quemadas por la falta de ejercicio y por un uso excesivo de la calefacción en las casas y colegios, que impide un correcto metabolismo de pérdida de energía y recuperación de calorías por los alimentos.

villarramblas dijo...

Gracias por el artículo, Juan. Y añado: no sólo la mentalidad sobreprotectora de los padres. Hay nuevos desarrollos urbanos que invitan poco a caminar por la calle, ¿Se imagina alguien a un niño andando solo por las desoladas avenidas de 8 carriles de Las Tablas en Madrid?

Juan Merallo dijo...

Lo del uso excesivo de calefacción y su relación con la falta de quema de calorías, no lo había oído nunca, pero tiene toda su lógica.
Lo de los nuevos desarrollos urbanos es también una visión muy cierta. Las distancias son excesivas. En esos casos sería necesario montar caravanas ciclistas que fueran recogiendo a los críos y que se fueran todos juntos. Pocas cosas hay más seguras que un grupo de niños yendo todos juntos en bici. Los automovilistas suelen bajar la velocidad y la agresividad a unos límites muy soportables.

Pilar dijo...

Como no se ponga remedio vamos a ver cómo aumenta el número de niñ@s con obesidad descomunal, como los recientes casos que se han visto.

Más vale remediar que curar, buenos hábitos de alimentación y de ejercicio, que luego lo vamos a pagar tod@s.

¡Interesante el artículo Juan, muy instructivo!

Pilar

Anónimo dijo...

El mejor invento para circular en bicicleta con niños.
Genial www.trailkid.com