jueves, 10 de julio de 2008

La gente debería leer más


Lo decía Lao Tse en el siglo VI a.C., “La actividad vence al frío. La quietud vence al calor”.

Cuando la gente me dice por el invierno "¿Y no tienes frío yendo en la bici?" Les contesto que no, que precisamente el pedaleo me calienta y voy la mar de bien si me abrigo cuello y manos. Que si tengo más frío, pedaleo más rápido, que al final tengo que ir más tranquilo, porque me entra mucho calor y me sorprende ver a los peatones todo chepudos, agachados por el frío, como si quisieran meterse dentro de sí mismos.

Y luego llega el verano y la gente otra vez vueltas a lo mismo: "¡Qué calor pasarás!" Que no, que va. Cuando hace calor voy despacito y pedalear no es más extenuante que andar. "Pero a las 4 de la tarde no irás en bicicleta por la calle en el mes de julio" Pues no, les contesto, como casi nadie. A esas horas las calles están desiertas porque a esas temperaturas ni andando, ni en coche, ni nada.

Hay gente que ya no sabe que inventarse con tal de no montarse en una bici.


12 comentarios:

el Salmón dijo...

Totalmente de acuerdo. La verdad es que a mi en invierno me da pereza en general hacer cualquier ejercicio fisico en la calle porque en Madrid por las noches hace un frio del carajo y si encima esta lloviendo ni ten cuento, pero es el precio que hay que pagar si no quieres dependen del oro negro.

Membris Khan dijo...

Yo también estoy totalmente de acuerdo. Sólo me cuesta ir en verano, pero nada como ducharse justo antes de salir y el fresquito durará casi todo el viaje.

Desde luego, andar acalora más que ir en bici, y la gente sale a la calle.

Para mí el invierno es la época dorada para ir en bici, sólo hay que abrigarse y ya está!!

angeld dijo...

Parece que en todos los lares hay la misma cantinela. Vivo en una ciudad de extremos, donde en invierno hiela y en el escaso verano achicharra, pero que se puede llegar a casi todos los sitios en bici. Pero, los yonquis del coche, siempre tienen que buscar una excusa, ya sea el no sudar o el no pasar frío (que no se pasa).

Sólo hay una cosa que llevo mal. La lluvia, porque aunque lleves capa bicicleteril al uso, te mojas las piernas, te "abrasa" la transpiración, y andas mucho más inseguro. A ver si cambio de "modelito" a pantalones de agua/chubasquero, para ver si mejora la situación.

Ali dijo...

Yo también estoy de acuerdo con todos los comentarios. Sobre todo con el de Angel. La única circunstancia climatológica que aborrezco cuando voy en bici es la lluvia... Por lo demás, en verano el aire que mueves te refresca y en invierno pasas hasta calor. Eso sí, las cuestas en verano se me hacen pelín duras... ;)

Anónimo dijo...

Eso es que no habeís probado la niebla en invierno. Es lo "más peor". Vas empapado y helado más que con la lluva, más que con cinco grados bajo cero. Es la única manera que tengo de no entrar en calor, cachis... He bajado (sí, bajado) en bici a cinco grados bajo cero y casi sudando, pero con niebla ni pedaleando rápido ni lento ni na de na. Aún así salud y pedal

Paco Lorenzo dijo...

Buenas tardes Juan,

Soy de Sevilla y ciclista desde los 17 años y tengo un trabajo con turnos de mañana, tarde y noche. Ahora, en verano, cuando me toca entrar a currar a las 4 de la tarde, porque yo si soy de esos que tiene por obligación que montar en bici a esa hora con 30 o 40 grados a la sombra, en lugar de pedalear a 20km/h lo hago a 15km/h y te garantizo que llego sudando menos que cuando iba a pie o usando el transporte público. Por cierto, en bici al trabajo tardo entre 8 y 10 minutos mientras que en coche tardaba entre 25 y 45 minutos. Vamos que no hay color.

Un saludo y me encanta tu blog.

Mojarrison dijo...

De acuerdo en casi todo, sí, casi, porque lo peor es pedalear con viento:
- La lluvia se agradece con un pantalón impermeable y un chubasquero ligero, limpia el aire, y las gotas en la cara no tienen precio (son gratis). Además de ralentizar el tráfico, que en Madrid prácticamente se para cuando caen 4 gotas.
- La niebla dificulta la visibilidad, pero es para todos. Unas luces y reflectantes extra para que te vean, y a adelantar enlatad@s cuando se despisten.
- El solete veraniego, o calor extremo, pedaleando más tranquilo como alguien dice por ahí atrás, o duchándote antes de salir (¡Jey, MK!).
- El frescor invernal, o nieve-por-doquier, se remedia con un forrico polar (o como diría mi abuela, con un "jarsey") y una camiseta interior. Si en 2 minutos tienes calor, llevas demasiada ropa, si sigues con frío, quizás no pedaleas con el ritmo suficiente.

Paco Lorenzo, yo también sufro en silencio los turnos 24/7, pero se lleva bien yendo en bici.

Sansoncita dijo...

A mi me encanta pedalear en verano, por que da igual que haga calor siempre tienes tu propia brisa y eso no lo tienes cuando andas. No me creía la genta y ahora algunos que van en bici me lo dicen.

Gerardo dijo...

Pues no veas Juan yo que vivo en la "fresquita" Córdoba lo que me dicen en verano.

Tengo que explicarles que si ellos cuando van caminando no lo hacen como Carl Lewis yo cuando voy en la bici no lo hago como Indurain.

Les explico además que como en bici tardo mucho menos que andando no da tiempo a que se me caliente el cuerpo.

Al final me desesperan tanto cuando la situación se repite día tras día que acabo argumentando de una forma tan politicamente incorrecta que no me atrevo a contarlo aquí.

Juan Merallo dijo...

Gracias a todos por vuestras aportaciones. Muy interesantes. Al final se puede deducir que ir en bici es compatible con la mayoría de los aspectos climatológicos, aún cuando a unos les puede incordiar algunos más que otros.
Yo la lluvia sólo la llevo mal si es un periodo muy largo de tiempo el que estoy bajo ella. Con un poncho de lluvia alemán, no te mojas practicamente nada, a no ser que estés mucho tiempo bajo la lluvia, que al final te acaba entrando, y transpira muy bien.
La niebla es cierto que es jorobado, además de la inseguridad. Pero no suele ser muy común.

Me ha encantado leer la aportación de Paco Lorenzo, el sevillano, desmitificando incluso el calor de un lugar tan infernal como Sevilla. Sí señor. Y Gerardo desde Córdoba. El ejemplo de Carl Lewis e Indurain me parece muy bueno.

Hay que ir desmitificando muchas cosas relacionadas con la bicicleta.

Lastrux dijo...

Desde Murcia os puedo decir que aquí tenemos unas condiciones casi perfectas para el uso de la bici:

* Ciudad llana y de extensión "moderada".
* Muy pocos días (10/15) de lluvia al año (torrenciales, eso sí).
* Invierno suave.
* Primavera y otoño casi perfectos.
* Verano duro, pero si te llevas una botella de agua en la bici y evitas circular a las 15:00 durante el mes de agosto se puede ir llevando.

A pesar de todo lo dicho, la presencia de las bicis en la ciudad, aunque creciente, es testimonial y el "apoyo" del Ayuntamiento ¿cómo decirlo...? ¿NULO? ¿NINGUNO? ¿HOSTIL?

En fin, en todos los sitios tenemos nuestros pros y nuestros contras.

Enhorabuena por el Blog, que acabo de conocer y visito hoy por primera vez.

Pablo dijo...

coincido en tu comentario, siempre se encuentra una excusa cuando algo no se quiere hacer, pero como comenté varias veces con conocidos "en casa calentito, mirando la tele, afuera 2ºC ¿iba a salir? Obvio, obvio que iba a salir, me encanta el frío para salir en bici y combatirlo a fuerza de pedal, si esperas el día ideal es probable que no salgas nunca y además cuando vences la pereza de salir, al poco tiempo de ver lo bien que la pasas piensas "menos mal que salí y no me dejé vencer por la comodidad"