miércoles, 18 de mayo de 2011

Seres inteligentes


Calle Mayor, de Madrid, frente a la Plaza de la Villa.
Dos carriles de subida y uno de bajada.
Los carriles de subida llenos de vehículos contaminantes, parados o semiparados, da igual. Ineficaces en cualquier caso.

Carril de bajada, un ciclista circula tranquilo, pedaleando de manera mecánica, sin prisas.

Mira entre sorprendido, divertido e incrédulo lo que está ocurriendo a su izquierda.

Sorprendido porque no entiende que pese a los mismos tapones diarios haya gente que siga usando el coche en la ciudad.

Divertido por ver como él, con un vehículo que apenas pesa 15 kilos y sin apenas hacer esfuerzo al tiempo que se divierte y hace algo de ejercicio, avanza sin problemas llegando antes, pese a no ser más rápido.

Incrédulo por ver a la gente dentro de sus coches y no comprender que seres teóricamente inteligentes se resignen a usar el coche en la ciudad para desplazamientos cotidianos que podrían ser realizados perfectamente de maneras más ágiles, sanas y baratas en otros medios de transporte que encima no envenenan el aire.

¿Dónde está lo "cool", lo "molono", lo "guay" de usar el coche dentro de las ciudades?

¿Solamente a mí y al ciclista de la foto nos parece que es ridículo, que es un dispendio, que es insolidario porque ocupa demasiado espacio público?

Y encima, en uno de los camiones atascados se puede leer: "Piensa en verde". Pues eso es lo que estaba haciendo el ciclista, pensar en verde, en el ambiente del entorno urbano.

Recuerdo unas reflexiones que me hice cierto día a raíz de algo que escuché.

Cuando la gente llega a la oficina diciendo: "Había un atasco". Así, "Había", como si fuera algo externo al que va en automóvil.

Alma de cántaro: USTED ERA EL ATASCO. NO LO HABÍA. USTED Y UNOS CUANTOS MÁS LO HAN CREADO.

Estos detalles semánticos son los que marcan la diferencia. Son los que le hacen creer a uno lo que quiere creer, lo que le han enseñado que tiene que creer.

Y seguramente la semántica, que es parte de la propaganda, sea la que obliga (digo bien, "obliga") a mucha gente a coger el coche, cuando ni les es imprescindible y, probablemente, les sea mucho menos eficaz.

Pero eso... que se supone que somos inteligentes.

¿Cuándo aprenderemos?

12 comentarios:

Edu Gomez dijo...

Es difícil cambiar la mentalidad de la gente,la mayoría piden prestamos por encima de sus posibilidades para pagar un coche,simplemente para aparentar algo ,no van a ir en bicicleta como si fuesen pobres o para que el vecino del bloque de enfrente se piense que no tiene dinero,hay muchos así.
No se si has visto este vídeo :
http://www.youtube.com/watch?v=q-Fnj9OYaL8&feature=related

Álvaro Alonso Fernández dijo...

Completamente deacuerdo con la entrada.
En España no hay ninguna intención por parte de los gobiernos (en sus diferentes y casi infinitas modalidades Central, Autonómico, Ayuntamientos, etc. etc.) de fomentar la bicicleta. La razón; el coche es una fuente suculenta de dinero para las Administraciones y la bibi no. Además, la inmensa mayoría de los ciudadanos son bastante cómodos y prefieren estar sentados en un atasco durante horas antes que moverse de forma sana.
Os dejo un video muy interesante sobre desplazamientos absurdos:

http://flyingpigeon-la.com/2010/09/malmo-shows-us-the-way-to-end-ridiculous-car-trips/

Un saludo y enhorabuena por el blog

Álvaro

Nate dijo...

Me parece muy acertado el comentario sobre el lenguaje de la gente, "había un atasco".. Me recuerda a una fábula de una gotita de lluvia que no se creía parte de la tormenta.

La verdad es que el coche desconecta al ser humano de su entorno, y la persona, tan acostumbrada a su aislación, la intenta justificar.

Necesitaría mil manos para contar las veces que he visto los atascos dentro del casco urbano de Madrid y pensado, "¿por qué?". Jejeje, me saca de quicio cuando la gente se queja de que los ciclistas ralenticemos a los coches, ¡pero si los coches son los que me impiden el paso a mí! Jajaja. Ay las reflexiones de un ciclista urbano :-)

Juan Merallo dijo...

Gracias por los dos vídeos. Son la mar de interesantes.

Y que razón con lo de que el coche desconecta al ser humano de su entorno. El automovilista vive divorciado de la ciudad, no se considera parte de ella porque no la vive, no la siente. Por eso piensa que todo debe ser hecho para el coche, que todo tiene que estar a sus pies.

El ciclista, sin embargo, vive más ligado a la gente, a la calle. Un desplazamiento en bicicleta es una vivencia, no sólo un mero paso por un lugar.

Dialogotomía dijo...

Excelente artículo y reflexión.
A mí también me parece ridículo coger el coche en ciudad.
Enhorabuena.

Pilar dijo...

Tenemos varias alternativas al coche.

Si no estás abducido por él, puedes ir también en transporte público colectivo o a pie.

Mayoritariamente ahora hago mis desplazamientos en transporte colectivo y a pie. Nada que ver con ir encajado en un coche. Las vivencias son innumerables y las ventajas también.

Ánimo, otra forma de desplazarse es posible.

James Leer dijo...

quieres que te diga cuando?
cuando sea demasiado tarde.
somos asi de imbeciles.
pero lo que has escrito es genial.
me hace abrir los ojos.
un poco mas.

Juan Merallo dijo...

James, espero que no sea demasiado tarde cuando aprendamos, aunque si seguimos así vas a tener razón.

Pilar, totalmente de acuerdo, como dices hay muchas alternativas al uso de los vehículos particulares contaminantes. Y mientras más sean esas alternativas, tanto mejor. Aunque como decía la reciente moción aprobada en el Senado, la bicicleta no es un vehículo alternativo, sino un vehículo prioritario.
Por otro lado, el transporte público está en algunos tramos y franjas horarios muy saturado, ese sí que necesita más alternativas, como pueda ser la bicicleta, para que la gente no se vuelva al coche. Pretender que por sí solo el transporte público colectivo acoja muchos de los desplazamientos actualmente realizados en coche no es viable. Hay que ofrecer otros métodos y aquí la bicicleta debe y tiene que jugar un papel muy importante, sin olvidar los desplazamientos a pie que son mucho más universales que la bicicleta.

Romy dijo...

totalmente de acuerdo, pese a que no cuento con una bicicleta de carreras adoro manejar mi bici, veo el mundo como se debe de ver sin absurdos comentarios de automovilistas queriendi ir mas rapido.

Gonzalo dijo...

Para inducir a la gente a cambiar de habito, hay que convencerles (hechos) seducirles (publicidad & comunicación) y obligarles (restricciones y prohibiciones), y a veces ni por esas se modifican los habitos.
Para promocionar el uso de la bicicleta en ciudad entre los automovilistas, se me ocurre que la mejor manera es sustituir plazas de parking de coches por aparcabicis, tanto en superficie como en parkings publicos y privados, empezando por un 5%: una de cada 20 plazas de coche se convierte en zona de aparcabici, con las famosas "U".
Con esta medida de entrada reduces un 5% la posibilidad de encontrar sitio para el coche al tiempo que estas diciendo 'aquí se puede venir en bici'. Luego quedaría como promocionar su uso

ininbita dijo...

El ir en bici es escandalosamente superior al ir en coche en las urbes, bàsicamente por economia y salud, factores estos que benefician a las personas pero no a los gobiernos, pues el dinero que recaptan en parkings, seguros, talleres, itv's, gasolina... es una enormidad diaria. También la contaminación del aire y la mala salud de los sedentarios beneficia a farmacéuticas y diversidad de entidades que se "preocupan" por las personas...

Este pequeño secreto que compartimos las y los ciclistas poco a poco irá levantando curiosidad y mas gente verá lo que es obvio. En esto la crisis hará de resorte.

También sin llegar a extremos demasiado "rat-style", és interesante despreocuparse un tanto del llegar sudado al trabajo, o con un poco de barro en los pantalones...la imagen pulcra y perfumada del aspecto exterior de las personas és algo que también alimenta la anti-economía y lo anti-natural.

saludos y enhorabuena por el blog!

JESUS dijo...

Al hilo de lo que comentais, es dificil cambiar el chip (BiciXcoche), al principio, una vez que lo pruebas ya no quieres volver al coche. Yo llego sudado pero tengo la grandisima suerte de poder ducharme. Si tuviese que llegar pulcramente, le pondria un motor electrico, aunque ya no es lo mismo, pero no volveria al coche, y aunque solo hiciese un 20-30% de ejercicio en comparacion a la bici convencional,algo es algo y esa sensacion de libertad...Un saludo